Así rentabiliza Lidl su negocio en España

Ana Antón Madrid │Expansión │08/05/2016

El grupo eleva su facturación por encima de 3.000 millones por primera vez, después de lanzar en 2015 rebajas y ofertas por 60 millones, el 2% de las ventas.

lidl

Lidl acaba de cerrar su mejor año en España en más de una década, al disparar sus ventas un 12,5% hasta superar por primera vez los 3.000 millones de euros.

Ferran Figueras, director financiero de Lidl, asegura que España es “un mercado estratégico” para el grupo alemán, de ahí la fuerte inversión acometida en los últimos años. “Desde 2008, en el inicio de la crisis, hemos invertido 1.200 millones de euros, y el objetivo es mantener un ritmo similar”, asegura. Parte de esta inversión se destinará a la expansión de la red de tiendas. “Actualmente contamos con 530 establecimientos y vemos potencial para gestionar hasta 800 o 900 en España”, indica.

Ferran apunta que Lidl, perteneciente al grupo alemán Schwarz, “financia toda su expansión con fondos propios y actualmente cuenta con alrededor de 50 millones de euros de caja neta”.

En el ejercicio fiscal que terminó en febrero de 2015, la cadena de distribución registró un beneficio neto de 74 millones y, aunque el resultado del último ejercicio está aún pendiente de aprobación, el directivo asegura que ha aumentado.

“El incremento en ventas, combinado con la optimización de los costes, supone un aumento de la eficiencia, una de las claves de nuestro modelo de negocio”, apunta. “Esta eficiencia nos permite ser los más baratos y nuestra intención es seguir siéndolo”, asegura. En este sentido, señala que el margen bruto (venta neta menos el coste de los aprovisionamientos) representa el torno al 27% de las ventas.

El director financiero del grupo añade que “el incremento de las ventas genera un aumento de volumen de compras que permite, por economías de escala, una mejora de las condiciones de compra para Lidl que, a su vez, la empresa traslada a sus clientes ofreciendo los precios más bajos posibles”.

Figueras indica que “Lidl, además de ofrecer el precio más bajo de forma continuada en el surtido en general, ha aplicado adicionalmente rebajas de precio y ofertas puntuales por valor de 60 millones de euros, lo que supone una media del 2% sobre el volumen total de ventas del ejercicio 2015-2016″.

Figueras subraya el aumento de la confianza del consumidor. “En el último año el número de clientes repunta más de un 8%, superando los 3,5 millones de clientes semanales de media”. Señala que “la compra de frescos eleva la recurrencia de las visitas a la tienda. En el último año, los frescos han ganado protagonismo, alcanzando ya el 35% del total de la facturación, frente 30% que representaba poco antes”.

España es un mercado clave para Lidl, no sólo por el negocio que genera, sino como proveedor. “Compramos a empresas españolas mercancía por valor de 3.000 millones al año, y la mitad se comercializa fuera de España, en los 26 países en los que tenemos presencia”, asegura.

Uno de los retos que afronta Lidl es en “la expansión en los núcleos urbanos de las grandes ciudades, como Madrid y Barcelona”. Junto a ello, el grupo planea dar el salto al e-commerce, “aunque no será en el corto plazo”.

Desde 2007 existe en Alemania una plataforma dedicada a la venta online de productos de bazar y en 2015 se amplió a productos de alimentación no perecederos. Recientemente se ha ampliado el e-commerce al mercado belga y en breve estará disponible también en Holanda. “La digitalización de la compañía es una prioridad y a largo plazo queremos convertir Lidl en una empresa híbrida, donde lo digital conviva con el modelo tradicional”.

Compartir: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page

Publicar un comentario